Casa de la Memoria y la Vida

La Casa fue construida en 1997, a metros de donde funcionó el Centro Clandestino de Detención y Tortura. En el año 2000 fue inaugurada y resignificada como espacio para promover el ejercicio de la memoria colectiva sobre la historia reciente .Actualmente, allí funciona la Dirección de Derechos Humanos del Municipio de Morón.

Espacio Mansión Seré

En 2013 se inauguró el Espacio Mansión Seré, que contiene los cimientos del que fuera el Centro Clandestino de Detención llamado Atila o Mansión Seré, dependiente de la Fuerza Aérea, durante la última dictadura. El mismo, es resultado del Proyecto Arqueológico y Antropológico de recuperación y preservación del lugar que contempló  la creación de un laboratorio de 161 m2 donde funciona un centro de análisis de investigación y depósitos arqueológicos, la construcción de pasarelas que permiten recorrer y observar por dentro los cimientos de la vieja casa, un patio de la memoria y otras áreas de contemplación.

El Espacio Mansión Seré fue declarado Lugar Histórico Nacional en 2015.

Tanto la Casa de la Memoria y la Vida como el Espacio Mansión Seré están abiertos todo el año. De lunes a viernes de 8h a 17h; sábados, domingos y feriados de 10h a 19h.

En el marco del Proyecto Tramando Memorias, el Área Pedagógica de Derechos Humanos realiza recorridas guiadas informativas y talleres para escuelas, instituciones, grupos y organizaciones sociales. La recorrida concluye con un taller participativo en la escuela, donde se trabajan los ejes de Memoria, Violencia y Discriminación,  y se proponen modos de expresión de las temáticas.

A su vez, la Casa de la Memoria cuenta con exposiciones públicas que pueden ser visitadas en sus salas José Luis D’Andrea Mohr y Azucena Villaflor.

Dirección: Santa María de Oro 3550, Castelar. Teléfono: 4458-0134/35   //   Contacto: ddhh@moron.gob.ar

El centro clandestino

En la jerga de la represión ilegal, la casa fue bautizada como “Atila” o “La Mansión”. Se convirtió entre 1977 y 1978 en uno de los más importantes centros clandestinos de detención de la zona oeste del conurbano. Por allí pasaron centenares de personas que fueron torturadas y desaparecidas bajo la responsabilidad de la Fuerza Aérea Argentina. Para los operativos se utilizaron otros edificios de la región como “El Chalet” del Hospital Posadas, la Regional de Inteligencia de Buenos Aires (RIBA), “La Casona” (I Brigadas Aérea de El Palomar) y la VII Brigada Aérea de Morón.

La fuga

Fueron cuatro los detenidos que escaparon de la Mansión Seré. A partir de entonces, la historia del edificio dio un vuelco inesperado.

El 24 de marzo de 1978, Claudio Tamburrini, Daniel Russomano, Guillermo Fernández y Carlos García pudieron escaparse mediante la utilización de frazadas atadas desde una de las ventanas del primer piso de la casa. Todos estaban esposados y desnudos, a pesar de lo cual pudieron burlar los controles y salir de la propiedad en plena noche, envueltos en una lluvia torrencial. Este hecho fue retratada en una película “Crónica de una Fuga”, dirigida por Adrián Caetano.

Pocos días después de la fuga, parte de los detenidos que quedaron en la Mansión fueron llevados a otras dependencias o liberados. Luego, la propiedad fue incendiada y, más tarde, dinamitada para borrar los restos del horror y las pruebas del plan de extermino.